Capullo de Jerez

CAPULLO DE JEREZ

El Capullo de Jerez es uno de los escasísimos cantaores payos que enloquecen al público gitano. Se llama en realidad Miguel Flores Quiroz y nació en 1954, aunque no se consagró públicamente como primera figura hasta hace pocos años. Su dominio del cante no se limita a los palos festeros que tan popular le han hecho, y en sus conciertos da siempre fe de ello. Posee además una presencia escénica de las que no se olvidan.

«El Capullo de Jerez», encierra los secretos del flamenco más rancio. Es un artista a la vieja usanza, formado desde niño en la escuela de la vida y cantaor las veinticuatro horas del día. Un intérprete absolutamente personal, a quien se puede identificar, sin la más mínima duda, casi antes de que empiece a templarse. Posee el genuino soniquete de su tierra, pero aborda los cantes de una forma que le diferencia con claridad de todos sus paisanos. Como los grandes creadores, ha acuñado un sello propio. En el panorama flamenco de comienzos del siglo XXI, cada vez más monocorde, El Capullo resulta un personaje felizmente incatalogable.

Después de casi tres décadas de rodaje profesional, adquiriendo poso en cientos de fiestas y reuniones, se encuentra en el mejor momento de su carrera. Sabe que ha llegado el momento de dar su gran salto profesional y está más centrado que nunca. Admirado y querido por todos, pero hay alguien que tenía verdadera debilidad por él , ese era el mismísimo ¡Paco De Lucía! Dice: «El arte y la música no son de nadie. Si lo traes de adentro, pues p’alante»,